Nuevo retos de seguridad en los trabajos de limpieza y desinfección II

Para frenar la propagación del COVID-19 en empresas, talleres, fábricas y oficinas, las autoridades recomiendan reforzar las tareas de limpieza, con especial incidencia en superficies y en particular aquellas que se tocan con más frecuencia: ventanas, pomos o aparatos de uso habitual como mandos de maquinaria, mesas u ordenadores.

Estas tareas son realizadas en numerosas ocasiones por empleados que no tienen experiencia en dichas trabajos ni en el manejo de productos utilizados (a veces detergentes habituales, pero otras veces soluciones corrosivas, tóxicas e incluso inflamables).

Además de un almacenamiento seguro de los desinfectantes y otros productos de limpieza como explicábamos la semana pasada, es imprescindible que todos los empleados cuenten con la correspondiente formación y que se les proporcionen los equipos de manipulación adecuados, lo cual es un factor determinante para evitar cualquier accidente.

Veamos cuáles son dichos equipos y las medidas básicas de seguridad a tener en cuenta:


1. Antes de los trabajos de limpieza y desinfección

En primer lugar, hay que mantener el aprovisionamiento necesario de material y productos de limpieza para poder acometer dichas tareas de higienización reforzada a diario

Consulta aquí el listado de productos virucidas autorizados en España

Los productos de limpieza se guardarán en armarios o almacenes adecuados a su riesgo, evitando en la medida de lo posible accesos no autorizados.

El material de limpieza sin usar (trapos, fregonas, cubos, etc.) también debería tener un lugar adecuado y convenientemente ordenado, a ser posible separado de los productos químicos de limpieza, por ejemplo el armario para equipos de limpieza con 4 estantes y perchas que vemos en la foto.

El mismo armario podría utilizarse por ejemplo para almacenamiento de los Equipos de Protección Individual (EPI) necesarios para las tareas de limpieza y desinfección (a veces no necesariamente los mismos EPIs utilizados para protección frente al coronavirus en el contacto con otras personas).

A la hora de seleccionar los EPI adecuados, recordamos de nuevo la importancia de recurrir a la ficha de datos de seguridad de los productos químicos, en la cual los fabricantes indican los guantes, gafas, mascarillas etc… adecuados para cada producto.


2. Durante las tareas de limpieza con productos químicos 


2.1. Recipientes

Los productos de limpieza deben estar en los recipientes adecuados. A este respecto hay que tener en cuenta tanto los materiales compatibles con los productos químicos como el tipo de función que van a desempeñar los recipientes.

Funciones

Materiales

  • Productos de limpieza / desinfectantes corrosivos:
    Se recomienda el uso de jarras, humedecedores o lavapiezas de plástico, ya que las propiedades corrosivas del líquido acaban con el tiempo oxidando los metales. En algunos casos también el acero inoxidable puede ser un material adecuado.
  • Productos de limpieza / desinfectantes inflamables: Se recomienda el uso de acero porque no acumula electricidad estática y por tanto se evita una posible fuente de incendio.
    Además, es importante que el envase o recipiente tenga dispositivos de protección frente a un posible incendio del contenido. Por ejemplo, los recipientes de inmersión están diseñados para que en caso de incendio la tapa se cierre de forma automática sofocando el mismo o los humedecedores de trapos y esponjas se equipan con un dispositivo cortallamas.
    En el caso de que el producto sea disolvente, utilizar acero inoxidable o acero galvanizado para evitar que el disolvente ataque la pintura del recipiente.
  • Si se trata de líquidos corrosivos y a la vez inflamables, lo más adecuado será el acero inoxidable. El acero inoxidable es también una opción muy recomendable para industria de la alimentación, salas limpias, etc.

2.2. Equipos de trasvase

Si los productos no se usan en su recipiente original y se pasan a otros de menor tamaño o con función específica, hay que tener en cuenta que las acciones de trasvase de químicos también suponen un riesgo.

El riego se minimiza enormemente utilizando las herramientas auxiliares adecuadas:

De nuevo, hay que tener en cuenta la compatibilidad del líquido a trasvasar y el material del embudo o bomba.


2.3. Puesta a tierra para los trasvases de inflamables

En el caso de trasvasar inflamables, ¡no olvide la conexión equipotencial de ambos recipientes (grande y pequeño) y su derivación a tierra!. Para ello cuente con pinzas de puesta a tierra. De esta manera evitará chispas y por tanto incendios y riesgos para sus trabajadores.


2.4. Riesgos ergonómicos

También hay que considerar el riesgo que supone la manipulación de estos pesados bidones o garrafas, por lo que contar con elevadores, volteadores o carretillas ergonómicas puede mejorar muchísimo las condiciones de trabajo de los empleados.


3. Después de las tareas de limpieza y desinfección

Después de la limpieza inevitablemente se van a generar residuos, y en estos momentos se generarán tanto los residuos propios de la actividad como los EPIs que el personal está empleando para la prevención de contagios por coronavirus.

La gestión de los residuos ordinarios ha de seguir realizándose del modo habitual, respetando los protocolos de separación de residuos establecidos en cada empresa.

Al respecto de los pañuelos desechables que el personal emplee para el secado de manos o para el cumplimiento de la “etiqueta respiratoria”, se recomienda que éstos sean desechados en papeleras o contenedores protegidos con tapa y, a ser posible, accionados por pedal.

Además, todo material de higiene personal (mascarillas, guantes de látex, etc.) debe depositarse en la fracción resto (agrupación de residuos de origen doméstico que se obtiene una vez efectuadas las recogidas separadas).

Se recomienda establecer un código de colores o simbología especial tanto para los contenedores como para las bolsas de cada uno de estos tipos de residuos para evitar errores en la gestión.

En caso de que un trabajador presente síntomas mientras se encuentre en su puesto de trabajo, será preciso aislar el contenedor donde haya depositado pañuelos u otros productos usados. Esa bolsa de basura deberá ser extraída y colocada en una segunda bolsa de basura, con cierre, para su depósito en la fracción resto.

Una vez finalizada la limpieza, y tras despojarse de guantes y mascarilla, es necesario que el personal de limpieza realice una completa higiene de manos, con agua y jabón, de al menos 40-60 segundos.

En el caso de los uniformes de trabajo o similares, serán embolsados y cerrados, y se trasladarán hasta el punto donde se haga su lavado habitual, recomendándose un lavado con un ciclo completo a una temperatura de entre 60 y 90 grados.


4. ¿Y en caso de accidente con los productos de limpieza?

Cuando hacemos uso de productos de limpieza pueden originarse vertidos, derrames o goteos por varios motivos:

  • Por rotura de los recipientes
  • Por caída de recipientes mal cerrados
  • En los procesos de vaciado y trasvase
  • En los procesos de cambio de bombas de trasiego
  • Por desgaste o rotura de grifos de vaciado

Es preciso en estos casos:

  • Disponer de un correcto protocolo de actuación y formación de los trabajadores involucrados.
  • Disponer de duchas y lavaojos o bien lavaojos portátiles para poder mitigar los posibles daños que el producto químico haya podido provocar al trabajador. Sobre todo en el caso de usarse productos corrosivos es esencial disponer de estos equipos de lavado rápido.
    En algunas empresas, el operario de limpieza lleva un cinturón con su propia botella lavaojos en una riñonera, para poder actuar en el mismo momento que se ha producido el contacto con el producto.

  • Disponer de materiales absorbentes materiales absorbentes y equipos de contención adecuados para los tipos de productos químicos que se puedan derramar, fáciles de usar y próximos a las posibles zonas con riesgo de vertido.

En esta guía podrás consultar cual es el material más adecuado según el tipo de producto químico que emplees en tu empresa.


5. Déjese asesorar por un equipo especializado

Marta Mendoza Belío - Directora comercial de DENIOS España

Marta Mendoza Belío

Directora comercial de DENIOS España

"La protección de los trabajadores y control de riesgos laborales es uno de los principales objetivos de DENIOS desde hace más de 30 años. Con este propósito reforzamos y adaptamos nuestra gama de soluciones para ofrecer a nuestros clientes todo lo que necesitan para asegurarse que su empresa esté totalmente protegida frente al COVID-19”

¿Quiere más información? Llame al teléfono gratuito
900 37 36 15
para hablar con uno de nuestros expertos.


* La información recogida en esta página ha sido cuidadosamente preparado por DENIOS SL de acuerdo con nuestros conocimientos y nuestro principio de honestidad. DENIOS SL no puede asumir ninguna garantía ni responsabilidad de ningún tipo, ya sea de manera contractual, ilícita o de cualquier otra forma, por la puntualidad, integridad y corrección, ni hacia el destinatario de esta revista ni ante terceros. El uso de la información para su propio uso o para otros fines es bajo su propio riesgo. En cualquier caso observar la legislación local vigente.